Declaración general de la Conferencia Centenaria de la Revolución de Octubre : 4 de septiembre 2017

¡DEFENDER LA VALIDEZ DE LA GRAN REVOLUCIÓN SOCIALISTA DE OCTUBRE, PREPARARSE PARA LAS PRÓXIMAS TORMENTAS DE LA REVOLUCIÓN PROLETARIA EN EL SIGLO XXI, Y DIRIGIR A LAS MASAS EN LA LUCHA CONTRA EL IMPERIALISMO HASTA SU DERROTA!

Aprobada por:
Liga Internacional de la Lucha de los Pueblos (ILPS)
Recurso Popular para la Solidaridad Internacional y la Movilización Masiva (PRISM)

Presentada en la Conferencia Popular sobre la Continua Validez de la Revolución de Octubre en el siglo XXI
Amsterdam, Países Bajos
24 de septiembre de 2017

Nosotros, los partidos y las organizaciones de la clase trabajadora y otras masas trabajadoras del pueblo de diferentes países, celebramos este año el centenario de la Gran Revolución Socialista de Octubre, un evento que sacudió la tierra y marcó un paso de gigante en la marcha de la humanidad hacia la abolición de clases y la erradicación de la explotación del hombre por el hombre. El proletariado ruso bajo el liderazgo del gran Lenin le mostró al mundo el poder de esta clase que, según había predicho Marx, jugaría un papel histórico para finalmente deshacerse de la explotación en la sociedad humana estableciendo primero el socialismo y luego avanzando hacia el comunismo.

Lenin, el reconocido líder de la Gran Revolución Socialista de Octbre y fundador del primer estado socialista, desarrolló el Marxismo al Marxismo-Leninismo en la era del imperialismo y la revolución proletaria. Lenin expuso brillantemente la teoría marxista sobre la naturaleza del estado y la necesidad de la revolución en oposición al reformismo; la necesidad de avanzar la lucha de clases hasta su conclusión lógica en la dictadura del proletariado; la necesidad de un partido de revolucionarios profesionales de tipo bolchevique; la ley del desarrollo desigual en la que las revoluciones pueden estallar primero en los eslabones más débiles de la cadena imperialista; y la lucha de las naciones y los pueblos oprimidos se convierte en una parte integral de la revolución proletaria mundial.

Estas proposiciones siguen siendo válidas más que nunca bajo las condiciones actuales de la crisis continua del sistema capitalista mundial y la resistencia creciente del proletariado y otros pueblos oprimidos. La Revolución de Octubre y las subsiguientes revoluciones exitosas han reivindicado los principios del Marxismo-Leninismo que incluso hoy proporcionan al proletariado y las fuerzas revolucionarias las armas más efectivas para derrotar al imperialismo y promover la revolución proletaria mundial.

Logros de la Revolución de Octubre: Celebrar la Importancia Histórica de la Revolución de Octubre

Aplicando los principios del Marxismo en la era del imperialismo y la revolución proletaria, Lenin condujo a los Bolcheviques a desarrollar la línea revolucionaria proletaria correcta en los debates ideológicos contra los revisionistas dentro de la Segunda Internacional y dentro del Partido Obrero Social Demócrata Ruso (RSDLP). De esta manera la Revolución de Octubre fue el fruto de décadas de luchas de la clase obrera rusa y los revolucionarios proletarios para aplicar la teoría marxista a las condiciones rusas y usar la teoría marxista como guía para dirigir el concreto movimiento de masas .

Lenin definió correctamente el imperialismo moderno o el capitalismo monopolista como la etapa más alta y final del capitalismo, identificando sus cinco características que siguen siendo válidas hasta ahora, y describió la época como la del imperialismo moderno y la revolución proletaria. Basado en la ley del desarrollo desigual, identificó a la Rusia zarista como el eslabón más débil de la cadena imperialista.

Como la situación mundial desde 1912 en adelante pasó de la crisis a la guerra mundial, Lenin mantuvo la lección básica apuntada por Marx en la experiencia de la Comuna de París: que para que prevalezcan la dictadura proletaria y la revolución proletaria, la maquinaria del Estado burgués no debe ser simplemente tomada, pero debe ser aplastada.

Octubre de 1917 fue la primera revolución socialista exitosa. La clase obrera rusa lideró primero otras clases democráticas para derrocar al zarismo en la Revolución de Febrero, consolidando la alianza obrero-campesina en las coyunturas más críticas, aplastando al estado burgués y reemplazándolo con el estado proletario, derrotando a los ejércitos blancos y a las potencias intervencionistas extranjeras., al fundar la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, al navegar los giros y las vueltas de la consolidación del poder estatal soviético, y en la construcción integral de la economía socialista, la fuerza militar, la cultura y las relaciones exteriores.

La estrategia y las tácticas exitosas empleadas por los Bolcheviques en los levantamientos urbanos y en las batallas del movimiento fluido en el campo durante la guerra civil se convirtieron en una rica fuente de lecciones e inspiración para los revolucionarios proletarios de todo el mundo.

Las victorias de la Revolución de Octubre y la formación de la Tercera Internacional bajo el liderazgo de Lenin se extendieron al ascenso de varios países socialistas y de los movimientos de liberación nacional durante y después de la Segunda Guerra Mundial.

La proposición de Lenin de que en la era del imperialismo las naciones y los pueblos oprimidos se habían convertido en parte de la revolución proletaria mundial está contenida en el lema “¡Proletarios, naciones y pueblos oprimidos de todos los países, únanse! ¡No tienen nada que perder más que sus cadenas! reemplazando al anterior “¡Proletarios de todos los países, únanse! ¡No tienen nada que perder más que sus cadenas!” en el período del Marxismo.

Stalin defendió y desarrolló la línea leninista contra las líneas desastrosas defendidas por Trotsky (el derrotismo ocultándose detrás del antifaz de la defensa de una revolución mundial), Bujarin (extendiendo la Nueva Política Económica indefinidamente), y sus diversas secuaces.

Por lo tanto, bajo el liderazgo de Stalin, la Unión Soviética logró una plena industrialización, modernizó la agricultura, unificó sus nacionalidades, amplió los beneficios sociales para todo el pueblo y reforzó sus fuerzas armadas. Trabajando dentro de la Tercera Internacional, la Unión Soviética apoyó a los partidos comunistas y a los movimientos de masas revolucionarios.

La Unión Soviética derrotó al grueso de las fuerzas nazis que invadieron su territorio, con un sacrificio extremo y un inmenso heroísmo de su Partido, las fuerzas armadas y el pueblo, lo que permitió a varios países de Europa establecer las democracias populares y el socialismo. Después de la Segunda Guerra Mundial, la Unión Soviética emergió más poderosa en todos los aspectos importantes y pudo defenderse de las amenazas imperialistas de Estados Unidos.

Traición revisionista y sus consecuencias : sacar y compartir lecciones de la reversión de la Revolución de Octubre

Después de la muerte de Stalin, el revisionismo moderno se hizo predominante en la Unión Soviética bajo Jruschov en 1956. La camarilla revisionista de Jrushchov tomó el poder mediante un golpe, emprendió un conjunto integral de reformas antisocialistas y negó los logros de las últimas décadas bajo Stalin. Persistió en la línea equivocada que las clases y la lucha de clases ya no estaban presentes en la sociedad socialista y que era necesario simplemente ocuparse del desarrollo de las fuerzas productivas.

Más tarde, Brezhnev sustituyó a Jrushchov a través de su propio golpe, pero en realidad siguió la misma línea tomada por Jruschov y convirtió el socialismo en el capitalismo burocrático monopólico. Practicó el imperialismo social en relación con los países satélites soviéticos en Europa del Este. Gorbachov completó el proceso de restauración capitalista, quitándose la fachada del socialismo y permitiendo el colapso del cascarón vacío del falso socialismo en 1991.

Los grandes reveses revisionistas eventualmente resultan en un retroceso estratégico para los partidos proletarios revolucionarios y los movimientos de masas para la liberación nacional y el socialismo. Pero la subversión exitosa de la causa socialista no fue fácil.

Los revolucionarios proletarios tanto en la Unión Soviética durante la época de Stalin, y en China durante la época de Mao, como en muchos otros partidos y movimientos obreros en todo el mundo, lucharon contra los revisionistas de varias maneras.

La Gran Revolución Cultural Proletaria en contra del ascenso del revisionismo moderno

El revisionismo moderno en la Unión Soviética también afectó a China, en la cual la corriente dominante, encabezada por Mao, afirmaba el Marxismo-Leninismo mientras que una fuerte corriente oculta abrazaba el revisionismo. Mao dirigió la lucha, primero al dirigir al PCCh para que aprendiera de los errores soviéticos. Las contradicciones entre las dos corrientes se convirtieron en la Gran Revolución Cultural Proletaria (GRCP).

La GRCP intentó llevar a cabo la teoría de la revolución continua bajo la dictadura proletaria para combatir el revisionismo moderno, prevenir la restauración del capitalismo y consolidar el socialismo. Defendió la dialéctica materialista, la posición, el punto de vista y el método proletario-socialista, y la línea de la lucha de clases como el eslabón clave. La GRCP afirmó la necesidad de una revolución continua del modo de producción y de la superestructura. La GRCP presentó y practicó los principios y métodos para consolidar y avanzar el socialismo.

Los diez años de la GRCP dirigida por Mao obtuvo grandes victorias en la revolución y la construcción socialista, a pesar de la oposición revisionista y los giros y las vueltas en la lucha de clases. Pero después de la muerte de Mao en 1976, la camarilla revisionista de Deng logró tomar el poder mediante un golpe contra los revolucionarios proletarios y el legado de Mao.

Si bien los fracasos y las derrotas deben evitarse tanto como sea posible, la actitud revolucionaria proletaria correcta cuando esto suceda es estudiarlos y sacar principios, métodos y otras lecciones para la próxima ola de avances. Marx y Engels hicieron esto para la Comuna de París de 1871. Por lo tanto, todos los revolucionarios proletarios deben hacerlo de nuevo a escala mundial, ya que muchos critican ahora el revisionismo y la restauración capitalista en todos los antiguos países socialistas.

La lucha de época entre el proletariado y la burguesía es larga y está sujeta a retrocesos y avances. La lucha por el socialismo se extenderá durante una larga época histórica librando al mundo del imperialismo y abrirse camino para el comunismo. El objetivo comunista de hacer una ruptura radical de milenios de la propiedad privada de los medios de producción no es una pequeña tarea.

Continua validez de los principios de la Revolución de Octubre contra el imperialismo y por el socialismo

La situación mundial ha experimentado cambios drásticos desde 1989-91. Pavoneándose en las siguientes dos décadas como la única superpotencia, el imperialismo estadounidense lanzó una ofensiva super estratégica.

• Económicamente, impulsó una sobredosis de políticas neoliberales a escala global, lo que significa una escala sin precedentes de avaricia y saqueo imperialista del planeta.
• Militarmente, desencadenó una reacción en cadena más brutal de guerras agresivas, terrorismo de estado y operaciones encubiertas bajo la política neoconservadora de dominación de espectro completo.
• Políticamente, generó y apoyó el surgimiento de las fuerzas fascistas, socialchovinistas y otras fuerzas ultra reaccionarias.
• Ideológicamente, declaró la muerte de la causa socialista y la perpetuidad del capitalismo.

Sin embargo, desde 2008, el declive estratégico de EE. UU. se aceleró mucho más rápidamente e innegablemente en medio del empeoramiento de la crisis general del imperialismo, con sus dimensiones económica, política, militar y otras de otro tipo. Esto ha creado un espacio para un mundo multipolar, en el que Estados Unidos ya no puede dictar a otras potencias imperialistas o capitalistas. La entrada de China y Rusia en el círculo superior de las potencias imperialistas y capitalistas ha intensificado las contradicciones interimperialistas y la lucha por una redivisión del mundo.

Todas las principales contradicciones en el mundo se están intensificando. Las grandes masas del pueblo en los países subdesarrollados y en los países capitalistas industriales están sufriendo terriblemente por la escalada de la opresión y la explotación y están librando diversas formas de resistencia. Las condiciones objetivas son favorables para el surgimiento de las fuerzas subjetivas de la revolución. ¿Así que, qué debe hacerse?

El proletariado internacional necesita construir las fuerzas subjetivas de la revolución en todos los países, sobre la base de las condiciones objetivas que prevalecen en cada país específico. Y la clave del avance a largo plazo de las fuerzas subjetivas es la construcción de partidos revolucionarios del proletariado guiados en su práctica por la teoría revolucionaria más desarrollada.

Cada partido debe aplicar esta teoría de forma creativa y consistente sobre la historia y las circunstancias del país, y en el proceso adoptar e implementar una línea general de lucha, una estrategia integral y una gama de principios tácticos para guiar a las fuerzas y los pueblos revolucionarios en la lucha contra el imperialismo y toda la reacción con el propósito de apoderarse del poder político y construir el socialismo.

Una línea o estrategia general que refleje correctamente las condiciones objetivas debe traducirse en avances de las fuerzas y los pueblos revolucionarios. Aparte del partido de la clase obrera de tipo bolchevique, se deben desarrollar varios tipos de organizaciones de masas entre todas las clases oprimidas y estratos sociales. Junto a los movimientos de clase, incluidos los de las mujeres y los jóvenes, los revolucionarios proletarios también deben movilizar a los sectores más amplios del pueblo afectados por cuestiones profundas y cada vez más urgentes, que incluyen la destrucción ecológica y la amenaza de una guerra mundial o nuclear. Donde las condiciones objetivas lo permitan, el partido y las organizaciones de masas pueden proceder a construir la Guardia Roja, el Ejército Rojo o el ejército popular, y los soviets u órganos de poder político.

Los partidos revolucionarios guiados por el Marxismo-Leninismo-Maoísmo basados en varios países subdesarrollados, y los guiados por el Marxismo-Leninismo o el Marxismo-Leninismo-Maoísmo basados en los países capitalistas industriales han estado entre los más resueltos y militantes. Están armados con la estrategia maoísta para la guerra popular , el frente único y los principios marxista-leninista-maoístas para construir el socialismo, combatir el revisionismo y tambien para lanzar la revolución cultural proletaria con el objetivo de evitar la restauración capitalista.

Está claro que estamos todavía en la era del imperialismo moderno y la revolución proletaria porque el revisionismo moderno ha llevado a los países gobernados por los revisionistas a la restauración capitalista.

Con miles de millones de personas enfrentadas al empeoramiento de las crisis capitalistas globales y guerras interminables, las condiciones objetivas son excelentes para el desarrollo de las fuerzas subjetivas de la revolución. Con la línea ideológica, política y organizativa correcta, las fuerzas revolucionarias pueden crecer de pequeñas a grandes y de débiles a fuertes.

Por lo tanto, estamos seguros de que la próxima ola de luchas revolucionarias generará avances gigantescos hacia el socialismo. Ahora estamos en un período de gran transición al resurgimiento total de los movimientos antiimperialistas, democráticos y socialistas en todo el mundo. #

Un comentario sobre “Declaración general de la Conferencia Centenaria de la Revolución de Octubre : 4 de septiembre 2017

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *